Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web



 

HISTORIA GEOLÓGICA DE LA GEOGRAFÍA DEPARTAMENTAL DE CHUQUISACA

Ing. Jorge Asebey Morales 
Tesis de Ingreso presentada a la Sociedad Geográfica y de Historia “Sucre”. 

El Departamento de Chuquisaca tiene una expresión de relieve muy variada y debido a su heterogénea configuración topográfica, presenta una diversidad de geoformas que resultan como consecuencia de los diferentes procesos que actúan y aún siguen actuando sobre los componentes del paisaje.

A través de la integración del relieve, es posible definir varios aspectos que están en relación con los factores y procesos medio ambientales que permiten definir, la evolución del paisaje y al mismo tiempo predecir su futuro. 

La identificación de procesos naturales como: precipitación pluvial, dinámica del escurrimiento superficial, movimientos de masa, acción antrópica, sobrepastoreo, etc., son factores que actúan en el medio físico causando la degradación del mismo.

La historia de la formación del relieve, tiene una importancia significativa y para comprender su desarrollo, es necesario conocer los distintos eventos geológicos, que de una u otra forma contribuyeron  al modelado regional y local.

La Evolución Geomorfológica de la Cordillera Oriental, que comprende el Complejo Montañoso Paleozoico, Mesozoico y Cenozoico, forma un arco de serranías desde la frontera con el Perú hasta los límites con la Argentina.

En el departamento de Chuquisaca, las características morfológicas presentan cambios notables respecto al Macizo de los Andes del Norte, pues el paisaje se hace más suave, con serranías más bajas, con procesos de erosión más activos; lo que demuestra que la actividad glacial tuvo períodos cortos en relación con las etapas interglaciares.

La progresión de eventos sedimentarios y tectónicos, que fueron los responsables de la formación del relieve tiene sus inicios desde el mismo origen de la tierra con una duración de más de 4 mil millones de años.

Todos los cambios del relieve están marcados por estos eventos geológicos.

En el tiempo geológico durante el Paleozoico o Era Primaria, se produce una sedimentación marina de gran magnitud y la formación de una primera estructura rocosa, denominada Cadena Hercínica, que se desarrolla sobre el cratón continental, originando diferentes etapas de sedimentación parálica, influenciada por procesos de glaciación e interglaciación, con períodos relativamente largos.

Desde fines del Paleozoico a fines del Mesozoico o Era Secundaria, se evidencia una acción erosiva intensa, provocando un aplanamiento de la estructura rocosa formada, durante 120 millones de años, dejando una plataforma estable.

En la última etapa del Mesozoico o Era Secundaria, se suscitan algunos eventos tectónicos de suaves plegamientos y fallas, que dan origen a cuencas continentales subsidentes con episodios marinos breves, que ha sido la de mayor desarrollo de los grandes reptiles o dinosaurios, cuyas evidencias se muestran en varias partes de nuestro Departamento..

Desde fines de Mesozoico hasta fines del Terciario, se produce una transgresión marina epicontinental muy importante y de gran extensión, debido a movimientos tectónicos continentales.

Un acontecimiento tectónico importante se produce en el Terciario Inferior, dando origen a la Primera Fase de Plegamiento Andino de gran magnitud. 

Durante el Terciario Medio continúa el aumento de las capas rojas hasta más de 15 metros de espesor, en un ambiente continental.

A fines de este período geológico, se produce un nuevo Plegamiento Andino como consecuencia de una reactivación de la placa tectónica de Nazca, con mayores repercusiones en el Altiplano que en la Cordillera Andina.

La Ultima Fase de Plegamiento Andino se desarrolla a fines del Terciario, dando origen a pliegues anticlinales angostos y sinclinales amplios, además de una serie de fallas longitudinales y transversales que alcanzan al Subandino.

El Sistema Geomorfológico del Subandino, en el Sector Meridional, se extiende desde el denominado “Codo de Santa Cruz”, y siguiendo una dirección N  - S, hasta llegar a la frontera con la Argentina.

Esta parte del Subandino se halla limitada al W con la Cordillera Oriental, a través de fallas longitudinales.

Hacia el Este, las estructuras Subandinas continúan bajo la cubierta cuaternaria de la Llanura Chaqueña.

Las cuencas sedimentarias desde principios del Paleozoico, han estado controladas, tanto por el Escudo Brasileño, al NE del país, como por el Macizo Paraguayo, que controla la plataforma paleozoica que infrayace a la Llanura Chaqueña al Sudeste del país.

Concretamente, la historia geológica del Subandino, se inicia a partir del Paleozoico Medio, con un mar epicontinental, que formó una extensa Cuenca Subandina del Chaco, que se colmató con una sucesión de sedimentos de areniscas hasta sedimentitas de origen glacial.

En el Subandino, la acción de los glaciales produjo la depositación de sedimentos areniscosos, sobre una morfología irregular en cubetas separadas por dorsales y relieves emergentes.

A partir del Mesozoico Inferior en este sector del Subandino, aparece una cuenca aislada donde se depositan areniscas, calizas y evaporitas.

En el Mesozoico Superior, se forma una cuenca sedimentaria en el Subandino, donde se deposita una serie arenosa rojiza con un espesor aproximado de 500 m., en un ambiente continental caracterizado por un clima desértico.

A fines de la Fase Andina, estos procesos se intensifican y afectan a sedimentos sobrepuestos a estructuras plegadas precedentes, aumentando su deformación.

Durante el Cuaternario, las secuencias sedimentarias, son continuas, sin embargo, los cambios climáticos son muy acentuados, debido a la influencia de las glaciaciones e ínter glaciaciones.

Las épocas glaciales no afectan mayormente al Subandino, sino a través del cambio climático, que se hace más húmedo, con precipitaciones pluviales intensas que afectan el relieve, favoreciendo de cierta manera, al repoblamiento de la vegetación.

En las primeras etapas de interglaciación en la Llanura Chaqueña, se realiza la acumulación de sedimentos provenientes de la denudación de las Serranías del Subandino y del Escudo Brasileño.

Dentro de estos ciclos de depositaciones, se forma un Paisaje de Dunas, con predominancia de una clima árido y seco.

La influencia del último período de glaciación, aparentemente de mayor duración que los anteriores, se presenta con mayor agresividad, especialmente en la Cordillera de los Andes, cuyas consecuencias producen un clima húmedo, con bastantes precipitaciones en el Subandino, lo que ayuda al desarrollo de una vegetación de bosques altos, que declinan gradualmente hacia la Llanura Chaqueña.

La escorrentía superficial especialmente de los ríos más importantes, como el Pilcomayo, el Grande y el Parapetí, queda organizada después de la primera glaciación, mientras que otros menores como los ríos Carandaity, Cuevo y Macharetí, se establecen a fines de la tercera glaciación.

Durante el Cuaternario, los procesos de erosión han sido muy activos, en las partes superiores a los 2000 m.s.n.m. por debajo de esta altitud el grado erosivo ha sido menor, manteniendo a todo el Sistema del Subandino con equilibrio ecológico casi completo; sin embargo en la actualidad, se nota que este equilibrio ha sido alterado, especialmente por la intervención humana.

Es así, que en muchos sectores se evidencian movimientos de masa, que se producen por la deforestación, ayudados por el escurrimiento superficial y la gravedad.

La depositación de los sedimentos de la Llanura Chaqueña, se efectuaron en un ambiente continental, con presencia de escurrimientos superficiales y extensas lagunas.

Durante la última fase de depositación, del Chaco, sobreviene una reactivación del proceso erosivo, aditamentado por un incremento en el transporte de los sedimentos, debido al carácter torrencial que adquirieron los cursos de agua.

GEOGRAFIA PRIMITIVA

A este efecto se debe remontar necesariamente a los albores de la civilización, cuando las primeras culturas hicieron su aparición, hacen unos 20.000 años.

De ellas posteriormente surgieron las culturas de Tiahuanaco, de los Aymaras y de los Quechuas, que empezaron a poblar las áreas geográficas de lo que después se denominó Collasuyo.

Hablar del origen del hombre americano y de los primeros pobladores del Departamento, es aún motivo de acumulación de mayores elementos para dar una respuesta científica definida.

Sea que el hombre americano proceda de la raza mongólica, apoyada por la analogía de los monumentos asiáticos y americanos, sea que proceda de la Atlántida, el continente perdido; que tenga un origen polinesio, llegados por el Pacífico o tratando de justificar que son autóctonos del Río de La Plata, del Collasuyo (Sorata), de las llanuras brasileñas o de las praderas del Orinoco, es muy aventurado asegurar su verdadero origen.

Algunos autores suponen la descendencia fenicia y la posible llegada de ellos a las costas del Brasil, 2000 años antes que Colón, puesto que en 1872, se halló en Brasil, una inscripción fenicia, en la que relata el viaje desde Ezión - Geber por el Mar Rojo y alrededor de Africa, de 10 naves fenicias, una de las cuales se separó en una tormenta desde el actual Congo y fue llevada a las costas del Brasil, mientras que el resto de la expedición llegó hasta el Egipto.

La inscripción hallada reza así: “Somos hijos de Canaán de Sidón, la ciudad del rey. El comercio nos ha traído a esta remota playa, tierras de montañas. Sacrificamos a un mancebo por los eximios dioses y diosas en el año 10 de Irma, nuestro poderoso rey. Nos embarcamos en Ezión - Geber, por el Mar Rojo y navegamos con 10 naves. Estuvimos en el mar, por todo, dos años, circundando la tierra de Ham (hoy Africa), pero fuimos separados por la mano de Baal y por una tormenta y ya no estuvimos con nuestros compañeros. Así hemos llegado aquí, 12 hombres y 3 mujeres, a una nueva playa, que yo, el almirante, domino. Que los eximios dioses y diosas, nos favorezcan”.

Cualquiera que sea el origen del hombre americano, la historia se remonta a culturas que coexistieron en la región y que a partir de los vestigios y restos pictográficos de cerámica y tejidos encontrados, se deduce que eran varios los pueblos que habitaban esta región, tanto en Quila Quila, Maragua, Punilla, el área periférica de la actual ciudad de Sucre, como cerca de Mojocoya, en la provincia Zudañez, calculándose que su antigüedad data de 10.000 a 11.000 años antes de nuestra era.

Originalmente a estas culturas, se las conocía con el nombre genérico de Charcas, pero investigaciones posteriores, han demostrado que son varios los pueblos que habitaban esta región, citándose entre ellos a los yamparas, los mojocoyas, los yoctalas, los quila quilas, los pucpus, los puruhumas, los putulus, los tuminas.

Restos de pueblos sedentarios agrícolas se han encontrado en la zona andina y en los valles de Cochabamba, con una antigüedad de 4.000 años antes de Cristo.

De acuerdo a investigaciones realizadas, las primeras áreas geográficas habitadas en Bolivia, han sido: Chiripa al Este del lago Titicaca; Huankarani al Norte del lago Poopó; Viscachani en la actual provincia de Aroma de La Paz; Tiahuanaco al Sud del lago Titicaca: Chipayas al Este del río Desaguadero; Urus al Oeste del río Desaguadero; Charcas y Yamparas en el actual departamento de Chuquisaca y variedad de tribus en el Oriente

GEOGRAFIA PRECOLOMBINA

El origen y la ubicación de los primeros pobladores tienen real significación, puesto que desde el momento en que ellos actúan en un lugar determinado, van dejando rastros y se convierte en punto de partida para un testimonio histórico geográfico.

Muchos de los pueblos citados en el acápite precedente, no ampliaron su contexto geográfico, empero hubo uno que sobresalió, no solo los dos mil años de su existencia, sino que fue el primero que agrandó su territorio, conquistando a los más débiles.

Este pueblo fue el de los tiahuanacotas, que alrededor del año 800 a. C., conquistó a los chiripas y huancaranis, extendiendo su territorio sobre los actuales departamentos de Oruro y Cochabamba y posteriormente a Potosí, La Paz y Chuquisaca.

Una expansión tan grande, debilitó el poder de este pueblo y tuvo como consecuencia luchas fratricidas, ocasionando posteriormente su caída.

Los diferentes grupos diseminados fueron asentándose en pequeños territorios que se denominaron “señoríos” o “reinos”.

La época de apogeo de los collas o aymaras, apenas duró unos 300 años, pero en ese tiempo no permaneció independiente puesto que fue dominado por un nuevo grupo humano que saliendo del Norte, tuvo su mayor desarrollo en el área del Cuzco, gobernado por Incas y que se denominó quichua.

El Inca Mayta Kápaj, en su segundo viaje fue el primero que llegó hasta las tierras de los Charcas, agrandando considerablemente su territorio.

Kápaj Yupanqui, llegó a dominar los valles de Kocha Pampa y Chayanta y finalmente Charcas.

Inca Roca llegó hasta los valles de Mizque, Sacaca, Machaca y Charcas.

Estos dos últimos fueron quienes sometieron bajo su dominio a los Charcas, que eran pueblos organizados con leyes y culto propio, respetados por los Incas, por la sabiduría de sus vecinos y el indomable valor de sus guerreros.

En tiempo de los Incas, el límite Este del Imperio llegó hasta Samaipata por la Cordillera de Incahuasi.

En la parte Este del Departamento, según la tradición guaraní, los antepasados de los actuales chiriguanos, llegaron a territorio boliviano en sucesivas migraciones que se realizaron aproximadamente desde unos dos siglos antes de la llegada de los españoles.

Empero, antes de los chiriguanos, fueron los chané los que habitaban esas tierras, los que una vez derrotados por los tupiguaraníes, quedaron sometidos.

A consecuencia de esa derrota, el idioma chané desapareció y fue reemplazada por el guaraní, que recibió tanta influencia, que el que se habla en la actualidad es comprendido con dificultad por los guaraniés de otras latitudes.

Sus costumbres, creencias religiosas y otras actividades, fueron influenciadas, para formar lo característico de una nueva forma de vida: la chiriguana.

GEOGRAFIA COLONIAL

La primera referencia geográfica colonial que abarca al suelo boliviano fue el Territorio de Nueva Toledo, concedido por el rey de España a Diego de Almagro, quién al ir a la conquista de Chile, pasó por tierras de los Charcas, denominación territorial que desde entonces quedó incorporada al lenguaje oficial.

El descubrimiento de las minas de plata de Porco hizo necesaria la presencia de una población central cercana y la única existente en ese tiempo, era la de un poblado preexistente en el valle denominado Choque Chakha, por lo que se hizo la fundación de la Villa de La Plata en ese valle.

Como no se desea generar polémica acerca de la fecha de su fundación, por ser éste, un tema que debe ser dilucidado específicamente por los historiadores de una vez por todas y que además sale del objetivo del tema presentado, se obvia dar fecha alguna; indicando que los hechos históricos tanto locales, como continentales, permitieron que la Villa de La Plata, se convierta a mediados del siglo XVII en una de la grandes ciudades de América del Sud, la segunda después de Lima, en jerarquía e importancia; por ello es que se hizo necesaria la erección en ella, del Obispado de La Plata, el mismo que fue autorizado por Bula Pontificia del 27 de junio de 1552 y la de un Tribunal de Justicia el mismo que funcionó a partir de la creación de la Audiencia de Charcas, por Cédula Real dada en Valladolid el 18 de septiembre de 1559, aunque recién fue establecida en 1561.

Inicialmente tuvo una jurisdicción política de 100 leguas a la redonda, ampliándose luego su competencia, llegando a toda el área comprendida al Sud del Cuzco y desde el Pacífico (sin contar Chile), hasta donde se extendían los territorios españoles por el Este, limítrofes con la posesiones portuguesas.

Su dependencia fue del Virreinato de Lima, hasta la creación del Virreinato de La Plata en 1776, quedando incorporada su jurisdicción política y geográfica a ella, hasta su emancipación.

El objetivo de ella era la de administrar justicia sobre los mineros de la Villa Imperial de Potosí, y a la vez ser un núcleo de resistencia contra los chiriguanos y la expansión portuguesa.

 Su jerarquía también permitió que el Obispado, sea elevado al rango de Arzobispado por la Santa Sede, por Bula Pontificia del 17 de noviembre de 1607, aplicada por la Real Audiencia de Charcas por Provisión Real del 7 de enero de 1609.

Posteriormente dada su importancia, se funda en ella, la Universidad Mayor de San Francisco Xavier, con los títulos de Real y Pontificia, gracias a los trámites de los jesuitas ante el Rey y el Papa, el 27 de marzo de 1624, bajo la advocación del Colegio San Juan Bautista, cuya fundación data del 19 de octubre de 1623.

Por su importancia intelectual y política, se crea la Real Academia Carolina, en 1776, la que obtiene su aprobación por Cédula Real del 28 de agosto de 1780.

Tiene una característica dedicada al foro, dependiente de la Audiencia de Charcas, cuyo Director era a la vez Ministro de la Audiencia, y teniendo un Directorio conformado por otros nueve miembros.

De este organismo, donde se educaron muchos intelectuales que dieron lustre al Alto Perú, nacieron las primeras ideas de emancipación del yugo español.

Al hablar de los chiriguanos, se menciona que una de sus más claras características es su espíritu rebelde y como producto de ella, es que no se avinieron a las opresivas instituciones de “control social” de las Misiones y Estancias, defendiendo con ferocidad sus tierras y su modo de vida contra los intrusos europeos, así fueran misioneros que establecían puestos eclesiásticos o soldados armados para la pacificación de los nativos a favor del Virrey o los ganaderos.

El chiriguano ha ido cediendo terreno, pero solo ante una fuerza, superior a la de ellos.

Con el crecimiento de territorios conquistados, subordinada a la comisión de encomiendas a los conquistadores, se constituyen los tres partidos matrices de Chuquisaca: Tomina, Pilaya - Paspaya o Cinti y Yamparáez, que comprendían las doctrinas y pueblos siguientes: 

Partido de Pilaya - Paspaya o Cinti.-

Tenía como población principal a Cinti, (hoy Camargo), localidad distante 35 leguas de Potosí. Otras poblaciones importantes fueron: Santa Elena, Kollpa, Ajchilla, San Lucas, San Juan, Livilivi (hoy en Potosí), La Loma y Camataquí (hoy Villa Abecia).

De este partido llevaban a Potosí y La Plata, los mejores y más ricos vinos y piscos coloniales.

Partido de Tomina.-

Comprendía a La Laguna (inicialmente llamada San Juan de Rodas, hoy conocida como Padilla), como principal población, llamada así por existir en ella una gran laguna y que distaba 38 leguas de La Plata; otra población importante era Santiago de la Frontera posteriormente cambiada a Tomina, a 6 leguas de la anterior y 32 de La Plata, abarcando también a los pueblos de Pescado (hoy Villa Serrano), Alcalá, Sopachuy, Pomabamba (hoy Azurduy), Tarvita, Visanche, Sumala, Tacopaya (hoy Zudañez), Mojocoya, Rodeo, Presto, Tarabuco, Villar, Sauces.

Partido de Yamparáez.-

Este era el partido en el que se incluía a la Villa de La Plata, con sus dos divisiones: San Lázaro y San Sebastián; que comprendía también a los pueblos de Arabate, Mojotoro, Huanifaya, Palca de Copavilque, Sapsi, Poroma, Pojpo, Huata, Quilaquila, Yotala, Tuero, Pajcha, Icla.

GEOGRAFIA AL INICIO DE LA REPUBLICA

Las Naciones Sudamericanas convinieron fijar en 1810, luego de los primeros gritos libertarios, el principio del UTI POSSIDETTIS, en virtud del cual, toda jurisdicción colonial, que hubiese formado un todo territorial, administrativo y político, bajo el régimen español, como los Virreinatos, Audiencias y Capitanías Generales, se considerarían como la Nacionalidad de un Estado.

El Alto Perú o Real Audiencia de Charcas, comprendía el territorio de sus Intendencias de: La Plata, Potosí, La Paz y Cochabamba y las Gobernaciones Militares de: Chiquitos, Mojos y Apolobamba.

 Sobre esa base se creó Bolivia como República libre e independiente y fue el Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, que entre sus primeros actos administrativos, dividió al país en departamentos, provincias, cantones, vicecantones y villorrios, adoptando el sistema de la división territorial de Francia.

El Departamento de Chuquisaca fue creado por Decreto de 23 de enero de 1826,  sobre la base colonial de la Intendencia de La Plata, con tres provincias (Cercado o Yamparáez, Tomina y Cinti); habiendo sido uno de los cinco Departamentos con los que nació la República Bolívar (en homenaje al Libertador), que luego cambió de nombre por el de Bolivia y la ciudad quedó con el nombre de Sucre, en honor al Gran Mariscal de Ayacucho, declarada como Capital de la República, por Ley de 12 de julio de 1839.

Los otros Departamentos creados fueron: La Paz, Potosí, Cochabamba y Santa Cruz, cada uno con su respectiva jurisdicción.

Mientras que al Oeste se establecía la República , al Este, los chiriguanos, seguían en su lucha por su libertad, habiendo causado revueltas en el tercer cuarto del siglo XIX, son las más conocidas, las de 1875 y 1892, habiéndoles costado la primera, la pérdida de la localidad del Ingre y la segunda, dirigida por Apiaguaiqui Tumpa, que terminó en una carnicería espantosa y en la que los sobrevivientes del combate de Kuruyuki, fueron distribuidos entre los hacendados y los misioneros o remitidos a Sucre, para ser empleados como sirvientes, dando como resultado que la rebeldía dio paso a la sumisión.

CARTOGRAFIA

Gran cantidad de mapas de Bolivia inéditos se hallan guardados en las bibliotecas del Archivo de Indias de Sevilla, Museo Británico, Archivo de la Nación de Buenos Aires, Archivo Nacional de Lima, Archivo y Biblioteca Nacional de Bolivia en Sucre, Archivo de la Sociedad Geográfica y de Historia de Chuquisaca, Potosí y La Paz y en otras dependencias bibliotecarias.

En Estados Unidos y Bolivia se empezaron a publicar mapas a partir de los años de 1840 - 1850.

Existen mapas que muestran las costas del Litoral sobre el Océano Pacífico, perteneciente a la Audiencia de Charcas, primero, y luego a Bolivia y que fue usurpado por Chile desde 1879.

También existe un mapa de Posesiones Territoriales del Alto y Bajo Perú de 1810.

En la época republicana, es notable e importante el curso cambiante de los límites, que los mapas europeos y norteamericanos muestran a Bolivia con enormes discrepancias.

No se sabe hasta el presente, cuál es el primer mapa de Bolivia, en el que aparece el territorio de nuestro país, nombrado específicamente como República, tanto en mapas impresos o manuscritos conocidos.

De las primeras décadas del siglo XIX, durante la Guerra de la Independencia, existen planos conservados en el Archivo del Conde de Guaqui. (José Manuel de Goyeneche).

Estos planos, si bien se refieren a las campañas de Goyeneche entre 1809 a 1812, tienen una buena cartografía, levantada por los ingenieros militares que había en su ejército.

Un mapa de la batalla de Suipacha, describe el territorio sobre el que se libró la batalla de 1813, existiendo también otros planos de Cochabamba sobre la toma de la colina de San Sebastián.

Y así, existe una gran cantidad de planos locales con el detalle necesario para una acción de guerra.

También existen otros planos, con la descripción de las ciudades, y hasta pinturas con descripción de las vinculaciones que existían entre dos ciudades.

Sin embargo, desde la fundación de la República hasta el presente no existe un MAPA POLITICO OFICIAL DE BOLIVIA reconocido, en los casi 176 años de vida republicana que tiene el país.

LIMITES

La cartografía constituye el elemento básico del proceso de delimitación, conformando el instrumento esencial y necesario para trabajos específicos y para la presentación de propuestas de delimitación en diferentes áreas del país y sobre la base de acuerdos que se suscriben entre partes involucradas, se realizan trazas limítrofes, que luego deberán ser demarcadas por el organismo correspondiente (I.G.M.), una vez aprobada la Ley correspondiente por el H. Congreso Nacional y refrendada por el Poder Ejecutivo.

La Ley 2150 de 20 de noviembre del 2000, referente al tratamiento de las Unidades Político Administrativas (Ley de UPA’s), comprende la creación y supresión de provincias, secciones de provincias y cantones, siguiendo todos los trámites pertinentes necesarios para su aceptación como tal y su promulgación como Ley.

Del mismo modo, aclara sobre el trámite necesario que se debe seguir para delimitar las unidades administrativas legalmente reconocidas.

La delimitación internacional con la República del Paraguay, está claramente demarcada a través de un acuerdo firmado por ambos gobiernos, en cambio es urgente y necesaria realizar la delimitación interna del país en forma clara y concreta, pese a todas las dificultades y presiones que existen, para tratar de solucionar en la mejor forma posible, problemas interdepartamentales, interprovinciales e interseccionales, sobretodo cuando ocurren o surgen dudas al situar un área de dudosa ubicación geográfica.

La creación de las Provincias, Secciones de Provincia y Cantones por disposiciones legales, desde la fundación de la República, siempre ha adolecido de criterios técnicos, ocasionando conflictos de límites con delimitaciones inconclusas y demarcaciones imprecisas, creando problemas en la superposición de áreas y los consiguientes desacuerdos.

No se ha considerado nunca la delimitación en forma correcta y cabal de las aéreas geográficas pertenecientes a cada Departamento, en las que se respete y conserve los límites de nuestros antecesores, tanto originarios como conquistadores, que pese a toda su ambición de cosechar riquezas, supieron darle importancia al aspecto geográfico, tratando de mantener los límites culturales preexistentes.

La delimitación que existe en Bolivia, aparentemente no causa problemas, pero se presentan situaciones, un tanto confusas, que existen especialmente entre comunidades de origen remoto, las que siempre plantean problemas de tierras entre colindantes.

Para evitar esta clase de conflictos de linderos, será necesaria la formación de una dependencia técnica multipartita, conformada por organismos y profesionales especializados, exenta de todo cariz y de intereses políticos, que realmente conozcan la problemática nacional y no se dejen influenciar por ningún tipo de poder, por más grande que éste sea.

Lastimosamente en el Parlamento donde se dictan las leyes, las referentes a límites, no han tenido un tratamiento verdaderamente especializado desde la creación del país, debido a que el conocimiento geográfico que se tenía del mismo no era óptimo, además de que los aspectos técnicos siempre han sido secundarios respecto a los políticos y por ello se han dado creaciones de unidades territoriales sin criterio, muchas veces solo con fines electoralistas y aún se sigue dando esta situación.

Un ejemplo de todo este desorden geográfico, lo ha sufrido Chuquisaca, cuando desde la creación de la República, se le ha ido disminuyendo territorio en forma paulatina, y al igual que Bolivia, que ha perdido jurisdicción territorial con todos sus vecinos, lo mismo ha ocurrido con Chuquisaca, que ha tenido que ceder espacio territorial a todos o casi todos sus vecinos.

Un recorrido histórico, acerca de la reducción de su territorio, muestra que la primera cercenación que se tuvo del Departamento, fue cuando se creó el Departamento de Oruro, por Decreto del 5 de septiembre de 1826, casi inmediatamente después de la creación de la República, restándole superficie a la Provincia Yamparáez.

Durante la presidencia del Dr. José María Linares, (presidente potosino), por medio del Decreto de 26 de agosto de 1863, se realizó un segundo recorte geográfico del Departamento, al transferir todo el Cantón Livilivi, que pertenecía a la provincia Cinti, a la provincia Sud Chichas del Departamento de Potosí.

En los últimos decenios del siglo XIX, surgen problemas limítrofes con los Departamentos de Santa Cruz y Tarija, los que insistentemente reclamaban áreas territoriales, que pertenecían a Chuquisaca.

Empero, los gobiernos nacionales de entonces, no respetaron los derechos de un pueblo histórico y es así que desde la actual población de Abapó o Río Grande hasta la localidad de Cuevo, pasan a depender del Departamento de Santa Cruz y toda el área que comprendía desde la misión de San Francisco Solano (hoy Villamontes), hasta el paralelo 21º, pasa a ser parte del Departamento de Tarija.

Lo interesante es que estas transferencias se las realiza sin que haya Decreto alguno, y solamente se basan en resoluciones prefecturales o arzobispales.

 A partir de la dictación de la Ley de Participación Popular, mediante Decreto Supremo 1551 del 20 de abril de 1994, recién las autoridades de los distintos distritos municipales, empiezan a interesarse sobre los límites territoriales, de cada una de sus jurisdicciones municipales,

Esto vuelve a causar problemas limítrofes, esta vez internamente en cada Departamento, porque cada municipio quiere tener mayor territorio, con más población, que significa una mayor distribución de presupuesto a su favor.

Para evitar esos problemas, lo ideal hubiese sido primero realizar la delimitación y concluida ésta, recién dictar el Decreto correspondiente..

Los munícipes, las más de las veces apoyados por otro tipo de autoridades locales, departamentales y hasta nacionales, inician campañas proselitistas de toda índole en las comunidades limítrofes entre provincias y secciones de provincias, a fin de que dichas comunidades de dudosa ubicación, pasen a formar parte de su territorio.

Sin embargo para que en todo entorno geográfico departamental se obtengan soluciones positivas y satisfactorias, es necesario que entre los interesados, se llegue a una concertación, la misma que debe ser en beneficio de los comunarios, excluyendo en las determinaciones a tomarse, el cariz político, debido a que la delimitación final de la sección municipal a efectuarse, no será temporal, sino definitiva y cualquier cambio posterior será muy dificultoso, sujeto a reglas especiales, tal como se explica en la Ley 2150 citada, referente a las UPA’s..

Es necesaria una delimitación oficial de unidades político administrativas, la que debe servir de marco referencial para la planificación de las futuras elecciones municipales y nacionales, por parte de la Corte Nacional Electoral (C.N.E.) y la Corte Departamental Electoral (C.D.E.), de los censos demográficos departamentales y nacionales por parte del Instituto Nacional de Estadística (I.N.E.), y de la delimitación y demarcación territorial nacional y departamental por parte del Instituto Geográfico Militar (I.G.M.).

Actualmente los tres organismos manejan diferente división territorial del Departamento, no existiendo uniformidad en la lista de comunidades para cada sección,  que es lo que realmente se requiere, para sus funciones específicas.

 Pese a que este es un problema mayúsculo y siempre se ha evitado su discusión, en esta presentación, se da a conocer algunos de ellos, por haber trabajado en ese campo durante varios años y además haber obtenido la información de los propios comunarios, libres de todo tipo de presión e ingerencia.

En Oropeza, el cantón La Palca, tiene Ley del 18 de noviembre de 1912; empero nunca ha tenido territorio, porque, de acuerdo a investigaciones realizadas, el cantón que existía en el siglo XIX era Palca de Copavilque, con la población homónima como capital o población principal; denominada anteriormente como Alfarí, empero, debido a que la misma se fue abandonando al haber ocurrido un movimiento sísmico en el siglo XVIII y destruido la población, paulatinamente fueron  trasladándose casi todos los pobladores a una población nueva llamada Copavilque, que con el transcurso del tiempo fue más conocida y quedó establecida como capital del antiguo cantón, donde empezaron a residir las autoridades y al darse la Ley del 18 de noviembre de 1912, creando la provincia Oropeza y manteniendo la provincia Yamparáez, de la antigua provincia del mismo nombre, la Ley dada en el Parlamento se redactó, como si fuesen dos cantones, pero que en la realidad era uno solo, estando situada la antigua población en el cruce o palca (en quichua), que separa la actual población de Copavilque de la de Kaspicancha, siguiendo el camino antiguo que se aparta del troncal Sucre - Cochabamba, desde Imilla Huañuska.

Existe Ley de creación del cantón Piocera, (24 de septiembre de 1969), dada por el Parlamento, empero la misma no está refrendada por el Ejecutivo, debido a que en ese ínterin, se produjo un golpe militar al entonces presidente Luis Adolfo Siles Salinas.

La Ley del 31 de octubre de 1995, sanciona la creación del cantón Sucre, razón por la que se le debe dar territorio al citado cantón y en razón de ello, se revisó la resolución del H. Concejo Municipal de Sucre, en la que juntamente con el I.G.M., delimitan el área urbana.

Sobre la base de esa delimitación, se propuso a la autoridad municipal, una nueva área urbana, la misma que abarcaba a toda la ciudad de Sucre, quedando los nombres de los cantones de San Lázaro y San Sebastián para el área suburbana, aledaña a la ciudad, a partir de Q’hora Q’hora al Sud y pasando Villa Marlecita al Norte.

 En la provincia Yamparáez, la Ley no está clara sobre la ubicación del cantón Sotomayor, a cual de las secciones corresponde, empero, por toda la información geográfica conocida, se la ha ubicado siempre en la primera sección, debido a que la Ley sobre la creación de la segunda sección de la provincia Yamparáez, es muy ambigua y poco clara, indicando “que será formada dentro de sus límites conocidos, la capital será Yamparáez”.

 Posteriormente, por razones de accesibilidad, el municipio de Yamparáez, consiguió que ese cantón le pertenezca; empero, para ese cambio de sección municipal, no existe ninguna Ley, ni Resolución conocidas.

En la Provincia Zudañez, existe la Ley del 22 de noviembre de 1948, sancionada sobre la creación de la Cuarta Sección, con los cantones Icla y Pedro José Zilvetty; empero en ningún mapa, ni en las estadísticas del I.N.E. figura este último; razón por la que indagados los límites del mismo, se separó del cantón Icla, de acuerdo a investigaciones realizadas y a consultas con los propios comunarios.

 Sin embargo, la división cantonal realizada por algunas dependencias especializadas no es la correcta (aunque se diga que los límites no son oficiales), ya que no se divide en forma transversal, sino por divisoria de aguas, casi en forma longitudinal, lo que causa una variación en la distribución de comunidades a nivel cantonal.

Además de ello, en la mencionada Ley se indica que la capital de la Sección cambia de nombre, de Icla a Villa Ricardo Mujía.

Existen comunidades, que tienen problemas de ubicación entre la provincia Zudañez y la provincia Tomina; y si bien se trató de dar solución al mismo, aún subsiste el mismo, empero, no es de magnitud.

Otro límite en actual discusión es entre los municipios de Icla y Tarvita; figurando la comunidad en disputa en el cantón Mariscal Braun, por Ley de 30 de noviembre de 1931. Empero la misma recién ha sido tomada en cuenta por este municipio, una vez conocida la Ley de Participación Popular, estando vinculada con el primero, desde hacen varias décadas.

En la provincia Belisario Boeto, el nombre del cantón no es Serrano, como aparece en muchos mapas y estadísticas, sino Pescado, desde su creación mediante Decreto Supremo del 20 de noviembre de 1879.

En Tomina, en varios mapas y en láminas de estudio para colegiales, figura la provincia con el nombre de Jaime Mendoza; nombre erróneo para la provincia Tomina que es de origen ancestral, y denominada así en homenaje a los indios tuminas originarios.

Al igual que en el caso anterior, existen algunas divergencias sobre la ubicación de comunidades entre los municipios de Padilla y Alcalá; ocurriendo lo mismo entre Alcalá y Sopachuy; pero ambas situaciones, no son de considerable conflicto.

Un error que se comete normalmente, es denominar al municipio de Alcalá con el nombre de Villa Alcalá; que es la capital, pero que no puede llamarse como tal a todo el municipio, según la definición de villa que tiene la Real Academia Española.

En la provincia Hernando Siles, los problemas limítrofes son mínimos y al igual que en Belisario Boeto y Nor Cinti, lo que sí existe, son cantones que si bien aún no tienen base legal, ya funcionan como tales desde hacen varias décadas, inclusive considerados en los censos de 1976 y 1992 del I.N.E. y en mapas del I.G.M. con su respectiva división territorial.

En Luis Calvo, el problema es acerca de la extensión del paralelo de Cuevo, limítrofe con Santa Cruz, para lo cual se ha tenido que regir a la resolución de 14 de noviembre de 1914, en la que se fija los 20º27’38” de latitud Sud, desde el Chaco hasta la intersección del río Cuevo, quedando al Norte Santa Cruz y al Sud Chuquisaca.

Sobre este particular, se aclaró en la Comisión de Límites, que el letrero o poste limítrofe de cemento colocado sobre la carretera Camiri - Villamontes - Yacuiba, está mal ubicado, puesto que de acuerdo a la Resolución mencionada, queda dentro de territorio chuquisaqueño 4.8 kms, lo que le resta territorio a Chuquisaca y si se considera que desde ese punto se debe seguir el mismo paralelo, entonces muchas poblaciones chuquisaqueñas quedarían en territorio cruceño y ese es un peligro para el censo 2001, porque posiblemente ese será el límite que tomarán los grupos censales.

Se aclaró a la autoridad correspondiente del I.N.E. que el límite departamental queda en la mitad de la pista de aterrizaje existente, dato comprobado con G.P.S. y en forma conjunta con autoridades del municipio de Boyuibe.

  Así mismo, las poblaciones de Santa Rosa, Ivo y Kuruyuqui quedan en territorio chuquisaqueño, teniendo ésta última un valor histórico, porque en esa localidad se libró el 23 de enero de 1892, el combate final, por el que los chiriguanos perdieron toda opción de lucha, tal como se indicó en otro acápite.

Cabe aclarar que esta delimitación (paralelo 20º27’38”), es la actualmente válida, después de que ya se cedió a Santa Cruz todo el territorio hasta Abapó en el siglo pasado, quedando inclusive en territorio chuquisaqueño la población de Boyuibe Viejo.

El límite considerado con Tarija es el paralelo 21º00’00”, desde que se perdió ya, la población de Villamontes (la antigua San Francisco Solano) en el siglo pasado.

Del mismo modo que en el anterior caso, la comunidad Estación Tigüipa queda dividida en dos porque el paralelo 21º00’00” (también medido con G.P.S.),  separa la misma desde la mitad de la cancha de básquet, quedando al Norte el territorio perteneciente a Chuquisaca y al Sud el que corresponde a Tarija.

Se hace esta aclaración porque en el censo de 1992, la población de esta comunidad, figuraba totalmente en Tarija, restándole de este modo población y participación al lado chuquisaqueño.

Un error que se comete corrientemente es el de nominar como Muyupampa a la capital de la provincia Luis Calvo, siendo así que su nombre verdadero es Villa Vaca Guzmán, por Ley del 14 de noviembre de 1947 y el nombre del cantón es Sapirangui, por Ley del 24 de noviembre de 1909, quedando al margen el nombre de Muyupampa, que era la antigua capital del cantón, empero, es el más conocido de todos. Para subsanar este constante error, se ha sugerido que se le dé este nombre al cantón, por ser más conocido que Sapirangui, que es el nombre de una comunidad de esa provincia, conservando el nombre de la capital, que fue dado en homenaje a Santiago Vaca Guzmán, un eminente hombre público del siglo XIX.

En la provincia Azurduy, las divergencias son menores, existiendo solamente una discrepancia con las comunidades limítrofes entre los municipios de Azurduy y El Villar de la provincia Tomina y la ya mencionada entre Tarvita y Zudañez.

Las mayores divergencias de límites se presentan en las provincias Nor y Sud Cinti, donde por situaciones políticas, se ha cambiado de municipio a algunos cantones, sin que haya Ley o Resolución alguna; ocasionando situaciones especiales a los comunarios, que se han visto obligados a acatar esa división, que data desde la emisión de la Ley de Participación Popular.

 Existen varias Leyes y Decretos sobre la creación cantonal de la provincia Cinti, luego dividida en Nor y Sud Cinti.

Analizando todas esas disposiciones legales, se conoce que por medio de la Ley del 20 de noviembre de 1879, los cantones de San Lucas, Kollpa, Ajchilla y Camargo, pertenecen a la Primera Sección Judicial de Cinti y los Cantones de La Loma, Santa Elena, Camataquí y San Juan corresponden a la Segunda Sección Judicial; luego por Ley del 5 de noviembre de 1886, se sanciona la división judicial y municipal de la Provincia Cinti en dos Secciones: la Primera con los Cantones: Camargo, San Lucas, Ajchilla, Kollpa, Santa Elena y La Loma y la Segunda del Cantón Camataquí, dividiéndose éste en dos: en el Cantón Camataquí con el Vicecantón de Tarcana y en el Cantón de San Juan con los Vicecantones de La Torre, Impora y Taraya; empero esta Ley se derogó mediante Ley del 2 de octubre de 1892; restableciéndose nuevamente la primera por medio del Decreto de 27 de mayo de 1899.
Posterior a ella, por medio de la Ley de 15 de enero de 1900, se restablece la Segunda Sección de la Provincia Cinti, con los Cantones Camataquí y La Loma, incluyendo la región conocida como Culpina.

De acuerdo a esa Ley, el Cantón La Loma, pasa a ser parte de la Segunda Sección.

Luego, por medio de la Ley del 19 de octubre de 1907, el Vicecantón Impora pasa a ser Cantón de la Segunda Sección.

Por medio de la Ley del 21 de noviembre de 1908, el Vicecantón Lintaca, se eleva al rango de Cantón.

La Ley del 31 de octubre de 1913, eleva al rango de Cantón a Payacota del Carmen.

Al sancionarse la Ley del 20 de noviembre de 1914, en el que todos los Vicecantones pasan a ser Cantones, los Vicecantones de Tarcana, La Torre y Taraya, pasan a ser Cantones en la Segunda Sección Municipal de Cinti.

Por Ley del 24 de septiembre de 1928, se crea la Sección Municipal de San Lucas, que en ese entonces llega a constituir la Tercera, con los cantones: San Lucas, Uruchini, Payacota del Carmen, Pirhuani, Kollpa y Chinimayu.
Según esa Ley, quedan dentro de la Primera Sección los Cantones de: Camargo, Tacaquira (cuya referencia original es el mapa de 1859), Ajchilla y  Lintaca.

Por Decreto de 23 de marzo de 1944, se crea la Provincia Sud Cinti, en base a los límites de la Segunda Sección Municipal, o sea con los Cantones Camataquí, Tarcana, San Juan, La Torre, Impora, Taraya y La Loma.
Posteriormente, mediante Ley del 20 de diciembre de 1960, se crea la Segunda Sección de la Provincia Sud Cinti, con los cantones: Salitre, La Cueva, Pilaya, La Ciénega, La Loma, San Francisco y El Palmar, cuya Capital será Culpina.
La Ley del 14 de marzo de 1984, crea al cantón Ocurrí, dando los límites, sin indicar a que Sección Municipal corresponde; además menciona como cantones a Torojchi (literal Tojorchi) y Canchas Blancas, que posteriormente no aparecen como tales en ningún documento.
El Decreto Supremo 09069 de 26 de enero de 1970 crea la Tercera Sección de la Provincia Nor Cinti, con el nombre de Incahuasi, con los Cantones de: Incahuasi, Huajlaya, Santa Elena (que ya tenía base legal) y Pucara de Yatina., consolidada por Ley de 3 de octubre de 1984.
Con este ejemplo de desorden geográfico, lo único que se quiere demostrar es que no hay ninguna Ley ni Resolución que indique que el Cantón Ajchilla pertenezca a la Segunda Sección  de la Provincia Nor Cinti, que no está clara la creación del Cantón Culpina, ya que literalmente dice que es Capital de la Segunda Sección de la Provincia Sud Cinti, sin mencionar su sanción como Cantón y que ya serían válidas las creaciones de los Cantones Cachas Blancas y Torojchi, puesto que son indicados como límites del cantón Ocurrí creado, empero que no aparecen como tales, en documentos posteriores.
La explicación de que la jurisdicción que ahora tiene el municipio de San Lucas sobre el Cantón Ajchilla es más conveniente, puede tener sus razones lógicas y no es tema de juzgar o analizar en este trabajo; empero ese interés solo se ha presentado desde la sanción de la Ley de Participación Popular. Un problema de difícil solución es el que se presenta como límite entre las secciones de Incahuasi (Nor Cinti) y Culpina (Sud Cinti), donde ninguno de los dos interesados, cede y su posición es intransigente, debiendo apelarse a antecedentes históricos y a emitir criterios eminentemente técnicos, que satisfagan a ambas partes.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

Existen algunas divergencias en lo referente a los límites con el Departamento de Potosí, pero, la mayor parte de ellos, son debido a la posesión de tierras de pastoreo para ganado.
Lastimosamente, para la realización del censo del 2001, la información cartográfica que ha llegado desde la ciudad de La Paz, tiene los mismos errores del anterior censo; situación no atribuible al I.N.E., debido a que la Resolución Administrativa Nº 006/JUL/01 del 12 de julio del 2001,  se basa en la Ley de UPA’s (Unidades Político Administrativas), que define los procedimientos y las competencias de las entidades públicas, encargadas de la creación, reposición, supresión o delimitación de las Unidades Político Administrativas y en la que el I.N.E., no tiene jurisdicción ni competencia para delimitar ninguna UPA, atribución que le compete al H. Congreso Nacional, ni tampoco para demarcar, trabajo que debe cumplir el I.G.M., ni recibir reclamos sobre la delimitación realizada por la ex COMLIT, atribución correspondiente a las Prefecturas y al Ministerio de Desarrollo Sostenible y Planificación.

En otro considerando de la Resolución, se indica que el I.N.E., en cumplimiento de la normalidad vigente, esta obligado a asignar datos de población y vivienda, respetando los límites político administrativos oficiales del país.
Pero si no tenemos un Mapa Oficial de Bolivia, me pregunto ¿Cuáles son los límites político administrativos del país? ¿Sobre cual de los mapas, se realizará el Censo 2001?. ¿Con los datos que se obtengan aumentarán o disminuirán los problemas limítrofes?
En ese entendido, se estima que para solucionar los conflictos, gente técnica especializada, debe realizar el trabajo de consenso en los lugares críticos a la brevedad posible, para obtener finalmente el MAPA OFICIAL DE BOLIVIA y todos los datos censales sean reales, aspecto que incidirá también en las elecciones departamentales y nacionales.
 Otra información obtenida es que el censo de la provincia Luis Calvo (Tercera Sección Municipal - Macharetí), por razones de operatividad, estará a cargo del I.N.E. de la ciudad de Tarija, esperado que sea lo más correcto posible, debido a lo indicado anteriormente, que pudiera ocurrir que localidades interdepartamentales limítrofes, como Estación Tigüipa, al Sud, sean consideradas poblacionalmente íntegras en el departamento de Tarija y que las poblaciones de las comunidades Santa Rosa, Ivo y Kuruyuki al Norte, se las considere  de igual manera, por la errada ubicación del letrero referencial limítrofe y por la falta de información del límite real por parte del personal que participará en el censo.
También se debe tener mucho tino en los datos censales de la comunidad Molle Molle en el cantón Potolo, ya que en el censo de 1992, los datos fueron considerados en el departamento de Potosí, sin tomarse en cuenta a esa comunidad en Chuquisaca.
Esta situación en general, de no ser ejecutada correctamente, indirectamente influiría en varios aspectos en el desarrollo departamental, teniendo una incidencia negativa futura para Chuquisaca, al ser consideradas esas localidades estadísticamente en los otros departamentos y ser una referencia errática para estudios y delimitaciones posteriores, debido a que la información estadística, una vez obtenidos los datos, será proporcionada por el I.N.E. en forma oficial y toda entidad sea gubernamental, privada, militar, eclesiástica, campesina o de otra índole, se referenciará a esa estadística, que tendrá variación en la ubicación real de las comunidades, a no ser que los datos censales obtenidos de las comunidades y localidades de dudosa ubicación o mal ubicadas en los mapas censales del I.N.E., sean luego rectificadas y reubicadas correctamente.
Así no se favorecerá ni desmerecerá a ningún cantón, sección de provincia, provincia o departamento y el trabajo efectuado aparte de ser más real, servirá para que otras instituciones o entidades, planifiquen y ejecuten más óptimamente su trabajo específico.

BREVE DESCRIPCIÓN ACTUAL DEL DEPARTAMENTO

La superficie inicial de Chuquisaca estaba distribuida así:

Yamparáez                              61.647 km2

Tomina                                   154.672 km2

Cinti                                          22.249 km2

TOTAL                                   184.980 km2

Esta fue la superficie original con la que Chuquisaca nació a la vida soberana y los tres cantones con los que se creó.
Posteriormente esta superficie fue reducida a 94.125 km2 en 1914, con cesión del territorio a los departamentos de Oruro, Potosí, Santa Cruz y Tarija.
Luego de la guerra del Chaco, nuevamente se redujo su superficie a 85.875 km2 y a partir del censo de 1950, se le da una superficie de 51.524 km2, que es la que se considera en la actualidad.
La división de las provincias, se estableció en la siguiente secuencia cronológica: Por Ley del 13 de octubre de 1840, se erige la provincia Azero, dividiendo en dos a la antigua provincia Tomina.
Como ya se dijo anteriormente, por Ley del 18 de noviembre de 1912, la provincia Yamparáez se subdividió en dos: la provincia Oropeza al Oeste y la provincia Yamparáez, conservando su nombre, al Este.
La provincia Tomina, por Ley del 5 de diciembre de 1917, vuelve a ser subdividida en tres: la provincia Zudañez, que queda al Norte, la provincia Tomina, que manteniendo su nombre, se ubica al centro y la provincia Azurduy que se establece en la parte Sud de la antigua provincia Tomina.
Por Ley del 15 de octubre de 1943, se vuelve a subdividir la provincia Tomina en dos: la provincia Belisario Boeto al Norte y la provincia Tomina al Sud.
Por Decreto del 23 de marzo de 1944, como ya se anotó anteriormente, la antigua provincia Cinti, es dividida en dos provincias: Nor Cinti en la parte septentrional de la provincia y Sud Cinti en la parte meridional, cuya capital debe llamarse Villa Germán Busch, aboliendo ese nombre y cambiándolo por el de Villa Abecia por Ley de 9 de enero de 1947.
Posteriormente por Ley del 14 de noviembre de 1947, la provincia Azero, se divide en dos provincias: al Este la provincia Luis Calvo y al Oeste la provincia Azero que mantiene su nombre original.
Según el Decreto del 29 de noviembre de 1946, en el que se instruye la organización de un proceso administrativo para la creación de una nueva provincia, la capital debería ser Carandaity, pero en lugar de ella se eligió a Villa Vaca Guzmán, nombre elegido para la antigua población de Muyupampa.
Finalmente por Decreto del 27 de diciembre de 1951, la provincia Azero cambia su nombre por el de provincia Hernando Siles.
Chuquisaca, según las Leyes tiene con rango de ciudades a: Padilla por Ley del 3 de enero de 1827, Camargo por Ley del 5 de diciembre de 1912 y Tarabuco por Ley del 4 de abril de 1941.
Lastimosamente. Monteagudo no tiene rango de ciudad, que en justicia lo merece, debido a su avance y desarrollo departamental, situación que merece ser considerada por las autoridades respectivas.
Existe documentación acerca de la creación de la provincia Sud Cinti, en la  que originalmente se propone crearla con el nombre de provincia Carlos V. Romero, en homenaje a un hombre público preclaro de esa tierra, que gestionó la creación de esa provincia desde principios de siglo y cuya capital inicial debería llamarse Villa Rosario, a cuya advocación se debía; pero luego por Decreto se la denominó Villa Germán Busch, nombre que se cambió a Villa Abecia por otra Ley, tal como se indicó anteriormente
Ya entrando en la actual descripción del Departamento, se indica que:
Política y administrativamente el Departamento de Chuquisaca, está dividido en 10 provincias, 28 secciones municipales y 100 cantones; sin embargo, para fines de planificación regional, está dividido en cinco Subregiones, en función a sus características morfoestructurales, condiciones medioambientales, vocación productiva y disponibilidad de infraestructura, distribuidas de la siguiente manera:

Subregión I:                Provincias: Oropeza, Yamparáez y Zudañez.

Subregión II:               Provincias: Belisario Boeto, Tomina y Azurduy.

Subregión III:               Provincias: Nor Cinti y Sud Cinti.

Subregión IV:              Provincia:   Hernando Siles.

Subregión V    :           Provincia:   Luis Calvo.

Su relieve o topografía en general, se enmarca dentro de los sistemas Geomorfológicos de la Cordillera Andina Oriental, del Subandino, del Area de Transición y de la Llanura Chaqueña.

Respecto a la superficie, el Departamento de Recursos Naturales de la Corporación Regional de Chuquisaca (Ex - CORDECH, al realizar los Estudios Integrados de los Recursos Naturales de cada Subregión, obtuvo superficies provinciales, seccionales y cantonales (incluyendo a cantones que no tenían base legal), tomando como mapa base, el mapa de Chuquisaca en escala 1: 250.000, editado y publicado por el I.G.M. en 1988, utilizando para el efecto un planímetro digital electrónico con un error del ± 0,0077639, cuyos valores provinciales comparados con los proporcionados por el I.N.E., considerando los 51.524 km2, son los siguientes:

                                                              CUADRO Nº 1

RELACION DE SUPERFICIES ENTRE CORDECH E INE

PROVINCIA

Sup. RR.NN. CORDECH

Superficie

I.N.E.

Dif. ±

Km2

Población

Censo 1992

Densidad RR.NN.

Densidad I.N.E.

Oropeza

Yamparáez

Zudañez

Belisario Boeto

Tomina

Azurduy

Nor Cinti

Sud Cinti

Hernando Siles

Luis Calvo

3,717.79

1,610,16

4,124,88

1,855.55

4,268,17

3,007.68

7,920.82

5,665.55

6,553.99

12,799.41

3,943.00

1,472.00

3,738.00

2,000.00

3,947,00

4,185.00

7,983.00

5,484,00

5,473.00

13,299.00

- 225.21

+ 138.16

+ 386.88

- 144.45

+ 321.17

- 1,177.32

- 62.18

+ 181.55

+1,080.99

- 499.59

176.298

31.263

30.982

12.617

35.443

23.492

65.866

25.289

35.255

17.251

47.42

19.42

7.51

6.80

8.30

7.81

8.42

4.46

5.38

1.35

44.71

21.24

8.29

6.31

8.98

5.61

8.25

4.61

6.44

1.30

TOTALES

51,524.00

51,524.00

 

453.756

8.81

8.81

 De esta extensión total considerada de 51.524,00 Km², de los que 29.942,42 Km² corresponden a la Cordillera Andina Oriental, 14.653,69 Km² al Subandino, 2.142,51 Km² al Area de Transición y 4.785,38 Km² a la Llanura Chaqueña, que representan el 58.11%, el 28.44%, el 4.16% y el 9.29% de la superficie total, respectivamente.

Esta superficie total, está repartida de la siguiente manera:

Sección de la Cordillera Andina Oriental:

Subregión I                               9.452,83 Km²                       18,34%

Subregión II                              7.891,70 Km²                       15,32%

Subregión III                            12.266,42 Km²           23,81%

Subregión IV                                331,47 Km²                        0,64%

                                               29.942,42 Km²           58,11%

Sección Subandina:

Subregión II                             1.239,70 Km²               2,41%

Subregión III                             1.319,95 Km²              2,56%

Subregión IV                            6.222,52 Km²             12,08%

Subregión V                            5.871,52 Km²            11,39%

                                             14.653,69 Km²             28,44%

Area de Transición:

Subregión V                           2.142,51 Km²                4,16%

                                                2.142,51 Km²                4,16%

                 

Llanura Chaqueña:

Subregión V                           4.785,38 Km²               9,29%

                                                4.785,38 Km²                          9,29%

TOTAL GENERAL              51.524,00 Km²          100,00%

Los límites departamentales son: al Norte los Departamentos de Cochabamba y Santa Cruz; al Sud el Departamento de Tarija; al Este el Departamento de Santa Cruz y la República del Paraguay y al Oeste el Departamento de Potosí.

Su ubicación geográfica, se halla entre las siguientes coordenadas:

                          SECTORIAL             GENERAL   

Latitud Sud:

                        18°21' - 18°40' (al NW)     18°21' - 21°30'

                        19°46' - 21°30' (al SW)           al W

                        19°02' - 19°11' (al NE)     19°02; - 21°00'

                        20°28' - 21°00' (al SE)           al E

Longitud Oeste:

                   63°43'15" - 65°32'00” (al N)       62°15'30" - 65°32'00”

                   62°15'30" - 63°52'00” (al E)                          al N

                   65°12'00" - 65°27'00” (al SW)    63°52'00” - 65°27'00”

                   63°52'00" - 65°15'00” (al S)                      al S

Considerando el cuadrilátero de tangentes, se ubica al centro geográfico del Departamento en la comunidad de Yana Yana del municipio de Monteagudo, ubicada en el cantón Sauces, en las coordenadas 19º58’02” de Latitud Sud y 63º56’53” de Longitud Oeste a 1.080 m.s.n.m.
Muchos han sido los exploradores que han recorrido nuestro Departamento desde los Incas hasta nuestros días, tanto en afán de conquista de territorios como de misioneros o con objeto de realizar trabajos de índole científica.
Los Incas los que llegaron a territorios de los Charcas fueron: Mayta Kápac, Kápac Yupanqui y sobretodo Inca Roca, quién sometió a los Charcas sin ninguna dificultad, pues lejos de resistir la voluntad del conquistador, se anticiparon a ofrecerle su vasallaje.
Durante la Colonia, Diego de Almagro pasó bordeando el territorio de los Charcas, habiendo Gonzalo Pizarro y Pedro Anzúrez, los primeros en llegar al actual territorio chuquisaqueño; empero algunas referencias citan a Alejo García como el primer europeo que pisó el Collasuyo, quién adentrándose por el Río de La Plata, cruzando el Paraná, llegó hasta las llanuras del Chaco y atravesó las sierras de los Charcas, hasta las poblaciones de Presto y Tarabuco, habiendo sido victimado por los guaraníes con quienes realizaba la travesía.
Posteriormente por la misma ruta, años después, llegó hasta Charcas Juan de Ayolas.
Los jesuitas hasta su expulsión, fueron los principales exploradores, siguiendo luego los franciscanos con la implantación de Misiones en todo el Oriente.
Durante la época republicana, fue Alcides D’Orbigny, quién recorrió gran parte del territorio nacional, siguiendo sus pasos el médico francés Julio Crevaux, quién fue muerto por los tobas.
Otros exploradores fueron: Daniel Campos, Samuel Pareja, Arturo Tovar, Santiago Vaca Guzmán y tantos otros que ayudaron a conocer mejor la geografía boliviana.
La geografía contemporánea no ha tenido la atención necesaria, por la variedad del relieve y la falta de recursos por parte del Estado.
Empero, algunas organizaciones se interesaron en la geografía boliviana, con una dimensión científica.
Esta inclinación se inició a fines del siglo XIX, con la constitución de las Sociedades Geográficas (que luego fueron también de Historia), creadas en Sucre, La Paz y Potosí y posteriormente en los demás departamentos, las que empezaron a publicar revistas y boletines de investigación.
Muchas de estas publicaciones no han sido aprovechadas y han quedado al margen de la enseñanza y conocimiento popular.
El lento desarrollo boliviano se debe a su variable y complicada estructura geográfica y a una distorsionada realidad paisajística de su territorio, sin dejar de lado su enredado proceso histórico.
Por algo, se dice que: “Los hombres que no tienen conocimiento de la geografía no llegan a imponerse al medio, por lo que no pueden usarlo racionalmente ni organizarse en forma eficiente”.

OROGRAFIA.-

Regionalmente las serranías, se manifiestan como formas alargadas bastante homogéneas; sin embargo, existen características típicas y propias que facilitan la diferenciación de unas respecto a otras.
Algunas características, se relacionan con la forma de las cimas, que pueden ser agudas, formando crestas, o constituyendo superficies planas.
La amplitud de relieve también es otra de las características distintivas, es decir, la altura del relieve desde su base hasta su cima o parte mas alta.   
      Las gradientes, la existencia de deep slopes, el grado de disección, son otras de las características que se consideran para su diferenciación.
En todos los paisajes, es característica la contextura del esqueleto morfoestructural de ellos.
El relieve varía desde cumbres conspícuas y abruptas de serranías altas con impresionantes escarpes de línea de falla, hasta cimas suaves y subredondeadas de colinas medias a altas y extensas peneplanicies.
El paisaje se halla fragmentado, principalmente por el intenso fallamiento longitudinal inverso, con rupturas de ángulos altos, ocasionando el ascenso y descenso de bloques, poniendo en contacto rocas con diferente grado de resistencia a la erosión, donde los agentes erosivos degradacionales han desarrollado un relieve accidentado, conformado por serranías de diferente amplitud y forma, mayormente orientadas en sentido Nor Oeste a Sud Este y por valles encajonados profundos, debidos a una aceleración de la actividad erosiva fluvial por acción retrógrada. En general son más bajas en relación con las cordilleras del Norte del país, careciendo además de nieves eternas.
Los procesos de erosión, meteorización y remoción en masa, son más notorios en la parte Oeste de la provincia, que presenta las mayores elevaciones.
La erosión, y consiguiente transporte producen agradación, siendo los principales agentes el agua corriente y la gravedad, debida a la fuerte inclinación de las pendientes con gradientes medias a altas y manifestada en sus valles, con una erosión rápida de los cursos principales de agua, dando lugar a una red de drenaje con predominio de los diseños dendrítico y enrejado.
La meteorización, desintegración de las rocas y su descomposición, está controlada por procesos físicos de intemperismo, las variaciones de temperatura entre la insolación diurna y las bajas temperaturas nocturnas, producen expansiones y contracciones, sobretodo en las rocas porosas, las que se fracturan, desintegran y descomponen.
La remoción en masa está controlada por diferentes parámetros, entre los que se destacan: la escasa vegetación, el relieve abrupto con laderas empinadas de serranías, los valles de cortes verticales, el diaclasamiento estrechamente espaciado y los materiales no consolidados; los que condicionan que se produzcan movimientos lentos de taludes, como: reptación de escombros, derrumbes por gravedad, procesos de solifluxión, deslizamiento de bloques individuales y caída de pedrones.
En la morfología de todo el contexto cordillerano, se observa una clara inversión de relieve, ocupando los sinclinales los altos topográficos y los anticlinales los valles o depresiones, lo que queda claramente manifestado, que las rocas, después de plegarse, fracturarse y solevantarse para dar forma al paisaje, fueron sometidas a una erosión acentuada, dando lugar a la formación de una peneplanicie extensa, la que al sufrir nuevamente movimientos verticales, se volvió a elevar, dando lugar a un rejuvenecimiento del paisaje.
Como efecto de las fases orogenéticas que afectaron la región, se produjeron pliegues que en su mayor parte culminaron en rupturas, dando origen a las fallas inversas longitudinales. Posteriormente acaecieron movimientos de reajuste que originaron fallas transversales a las estructuras principales.
Resumiendo, se indica que la región cordillerana, es montañosa plegada y fuertemente fallada, disectada longitudinal y transversalmente por los ríos y valles profundos, con flancos muy escarpados, estando en un estado de juventud avanzada a madurez temprana, dentro del ciclo geomórfico.
En Chuquisaca, la orografía está conformada por el sector cordillerano al Oeste del Departamento, el que tiene las mayores alturas, para ir bajando paulatinamente hacia el Este hasta llegar a los valles intermontanos, ingresando posteriormente a las serranías subandinas subparalelas y culminar finalmente en la gran llanura chaqueña.
Sus mayores picos se hallan al Oeste, en la cordillera de Lique, con alturas que exceden los 4.000 m.s.n.m.; citándose entre los cerros principales: Jatun Lique (4.799 m.s.n.m.), Chorolque (4.766 m.s.n.m.), Yasiñao (4.692 m.s.n.m.), Llajta Pampa (4.588 m.s.n.m.), Perkha Cancha (4.538 m.s.n.m.).
Al Noroeste se presenta la serranía de Chataquila, en la que se encuentra el cerro Obispo (3453 m.s.n.m.), cuyas otras elevaciones son: Supay Gallo (3.984 m.s.n.m.), Jatun Chataquila (3.730 m.s.n.m.), Juchuy Chataquila (3.596 m.s.n.m.).
En la serranía de Camargo, en las provincias Nor y Sud Cinti, se tienen a los cerros: Mama Hota (3.965 m.s.n.m.),  Tonka (3.824 m.s.n.m.),  Cuchilluni (3.788 m.s.n.m.).
Al Norte, siguiendo el camino troncal Sucre - Cochabamba se halla la serranía de Ovejería, cuyas cúspides principales son las de los cerros: Pajonal (2.725 m.s.n.m.), Khomer Loma (2.670 m.s.n.m.), Ovejería (2.572 m.s.n.m.).
 Al Este de la Cordillera de Lique, se halla la serranía de Tarachaca, cuyas alturas principales son: Phutula (4.542 m.s.n.m.), Condoriri (4.604 m.s.n.m.), Llajta Pampa (4.588 m.s.n.m.).
Hacia la parte Central Norte del Departamento, se presentan las serranías de Presto y Tarabuco (Las Carretas), famosa por la batalla de Jumbate y la cordillera de Mandinga, que hacia el Sud, se las conoce como Cordillera de Sombreros y serranía de Pomabamba, que tienen alturas que oscilan entre los 3.000 a 4.300 m.s.n.m.; teniendo como principales elevaciones las de los cerros: Photulo Punta (4.284 m.s.n.m.), Agua de Castilla (4.268 m.s.n.m.), Chuluncani (4.168 m.s.n.m.), Phity Puente (4.164 m.s.n.m.), Cantar Gallo (4.150 m.s.n.m.), Huanaquillo Punta (4.142 m.s.n.m.), Parejana (4.090 m.s.n.m.), Mandinga (3.796 m.s.n.m.), Alto Las Minas (3.596 m.s.n.m.), Baúl (3.367 m.s.n.m.), Cajón (3.063 m.s.n.m.).
Otra serranía corta es la que se encuentra en la provincia Belisario Boeto y se la conoce con el nombre de Aguilar, teniendo entre sus mayores elevaciones a los cerros: Chonconayoj (3.055 m.s.n.m.), Kawasiri (2.796 m.s.n.m.), Aguilar Punta (2.550 m.s.n.m.).
 Hacia el Sud, en los Cintis, se hallan serranías de corto recorrido con bastante vegetación arbustiva como son: las Chapeadas, la de la Polla y la de Alto Tayasarenda, cuyas alturas mayores son: Juskhu Rumi (2.486 m.s.n.m.), Jatun Pampa (2.434 m.s.n.m.), Gacho (2.223 m.s.n.m.), Largo1.548 m.s.n.m.).
Antes de finalizar la parte cordillerana y entrar al Subandino, se presentan serranías de pequeña magnitud y que no exceden los 3.000 metro; como la de Khatari al Norte (Provincia Belisario Boeto), Khoskho Toro (Provincia Tomina) y Alto El Dorado (Provincia Azurduy) en la parte central y Torobayo y Ororenda al Sud (Provincias Nor y Sud Cinti), cuyas elevaciones sobresalientes, son: Alto del Dorado (3.363 m.s.n.m.), Khatari (2.629 m.s.n.m.) y Llama Orkho (2.454 m.s.n.m.),
 El Subandino se halla caracterizado por serranías subparalelas en sentido Norte - Sud, con anticlinales estrechos y sinclinales más amplios, constituyendo valles de pequeña a mediana amplitud, con características de potencial importantes y con una cobertura vegetal que ha protegido los suelos, evitando una mayor erosión.
 En su orografía presenta a las serranías de Khoskho Toro en la parte Norte y Racete un poco más al Sud en la provincia Hernando Siles, las que tienen como cúspides principales a los cerros: Khoskho Toro (2.905 m.s.n.m.), Lagunillas (2.278 m.s.n.m.), Cuartercillo (2.103 m.s.n.m.), Mesón (2.047 m.s.n.m.), Thipa Aguada (1.670 m.s.n.m.).
 Siguiendo hacia el Este se presenta la serranía de Cazaderos que tienen a los cerros: Lagunillas (2.184 m.s.n.m.,), Aguadillas (2.130 m.s.n.m.), Huaca Challo (2.045 m.s.n.m.), como a sus alturas principales.
 Una continuación de aquella hacia el Sud, interrumpida por algunos valles son las serranías cortas de Ivío y la conocida como del Pilcomayu, al Sud de la provincia Hernando Siles, cuyos picos más representativos son: Dacha (2.348 m.s.n.m.,), Soledad del Pilcomayo (1.508 m.s.n.m.).
 La serranía de Milagros, que en su sector Norte se llama Heredia, está ampliamente difundida en la provincia Hernando Siles, tiene entre algunas de sus elevaciones a los cerros: Bohórquez (1.920 m.s.n.m.), Yapucaity (1.563 m.s.n.m.).
 En general casi todas las serranías del Subandino forman estructuras alargadas continuas, macizas, con cimas elongadas submodeladas y pendientes variables, las que mayormente se hallan cubiertas de vegetación arbustiva baja densa con arbórea moderada.
 Siguiendo hacia el Este, se presenta en el sector Norte una serranía de corto recorrido, conocida como la de Ilinchupa, cuya continuación hacia el Sud constituye la serranía de Itityuru, que tiene un buen potencial de yeso en sus entrañas.
 Pasando el río Parapetí, hacia el Sud, se presentan tres serranías cortas, continuación de aquellas y son las de Ibobe, Chori, Yumao y Agua Blanca, con un buen potencial forestal de especies maderables, cuya vegetación arbórea, presentando algunas alturas visibles y marcadas, citándose entre ellas a los cerros: Bairenda (1.530 m.s.n.m.) y Bordo Alto (1.286 m.s.n.m.).
 La serranía del Ingre, desarrollada al Sudeste de la provincia Hernando Siles, es conocida por las perforaciones que en ella realizó la Standard Oil en las primeras décadas del siglo pasado.
 El límite natural entre Hernando Siles y Luis Calvo, constituye la serranía del Iñao, que está dentro de los planes ambientales para ser considerada área protegida, igual que la ya declarada zona del Palmar en la provincia Zudañez (municipio de Presto).
 Hacia el Sud esta serranía se empalma con la Matara, que más al Sud se denomina Itachinini, conformando al igual que en la mayoría de ellas, estructuras macizas continuas.
 El límite departamental de Chuquisaca con Santa Cruz, constituye la serranía del Incahuasi, que se halla en el sector norte de la provincia Luis Calvo, que es una estructura continua, desarrollada al Norte y que paulatinamente se va perdiendo hacia el Sud, para culminar a la altura del río Parapetí.
 Una serranía de fuertes escapes es la de Yahuañanca, que hacia el Sud se la conoce con el nombre de Taperillas, está desarrollada a partir del río Grande.
 Ya en la provincia Luis Calvo, en su sector Sud, se presentan las serranías de Tentayapi y Huacaya, que hacia el Norte constituye la serranía de Morocopirua, también limítrofe con Santa Cruz, que a su vez es continuación hacia el Sud de la Serranía de Incahuasi, fijando el límite natural con Santa Cruz.
 La parte Sud de la serranía de Sararenda se presenta en el límite natural de la segunda y tercera sección municipal de la provincia Luis Calvo, presentando algunas cúspides, con elevaciones claramente visibles, citándose entre ellas, las de los cerros:  Ipaguacito 1.823 m.s.n.m.), Imboche (1.821 m.s.n.m.), Alto Chimbe (1.752 m.a.n.m.), Irenda (1.604 m.s.n.m.).
 Entre los ríos Pilcomayu al Sud y Cuevo al Norte, se presentan dos pequeñas serranías denominadas Ivicuati y Capipipendi, tipificadas por tener una vegetación de bosque bajo y cuyas partes bajas, se hallan bastante erosionadas, debido a la poca competencia y fragilidad de las rocas que las constituyen.
 En el Area de Transición, las serranías constituyen superficies de poca amplitud, mayormente conformadas por sedimentos terciarios y cuaternarios, poco competentes con una vegetación de matorral ralo a denso, extremadamente xeromórfico, mayormente espinoso, de baja altitud.
 El limite del Subandino con el Area de Transición representa la serranía de Aguaragüe, cuyo potencial económico, se debe al entrampamiento de hidrocarburos y a la gamma de árboles maderables, empero tiene una topografía muy abrupta
Las colinas que se han formado en esta Unidad, como consecuencia del arrastre del material suelto de las serranías del Subandino, representan áreas aisladas subredondeadas, diferenciadas unas a otras, solamente en el grado de disección y amplitud.
 Finalmente una apófisis de serranía se halla antes de ingresar a la llanura chaqueña propiamente dicha, que es la serranía de Mandeyapecua, cuya cima se halla en el cerro homónimo (993 m.s.n.m.).:
 Las llanuras que se presentan son superficies amplias, similares en su origen, diferenciables solamente en el tipo de depositación de los sedimentos.
 La Llanura Chaqueña, presenta una topografía casi plana, con pequeñas ondulaciones hacia el Este, donde se presentan las Dunas, que son sedimentos arenosos de origen eólico, poco consolidados, pero bastante estabilizados.

   HIDROGRAFIA.-

 La red hidrográfica del Departamento de Chuquisaca, corresponde en forma general a dos grandes Macrocuencas sudamericanas: la del Río Amazonas y la del Río de La Plata.
 La gran cuenca del Río Amazonas, que en el país tiene una superficie de 724.000 Km², tiene en Chuquisaca una extensión de 21.965 Km², que corresponden a la Subcuenca del  Río Grande, que incluye un total de 32 Cuencas Menores.
 Entre los afluentes principales del Río Grande, se tienen a los ríos: Poroma, Chico, Presto o Changueral, Rodeo, Zudañez o Seripona, Mojocoya, Tomina, Azero y Ñancahuazú.
 De estos 21.965 Km2, 4.270,37 Km2, corresponden a la cuenca del Río Parapetí, que desemboca en los Bañados del Izozog y posteriormente reaparece como Río San Miguel, al Norte del Departamento de Santa Cruz, desembocando al Río Itenéz, que forma parte de la Macrocuenca del Amazonas.
 De las 32 Cuencas Menores que tiene el Río Grande, 3 Cuencas Menores, corresponden al Río Parapetí.
 Este río tiene sus nacientes en la provincia Azurduy en el río Armado y cruza la provincia Hernando Siles dividiéndola en dos y la parte Sud de la provincia Luis Calvo; teniendo como afluentes principales a los ríos: San Juan del Piray, Bañado y Muyupampa
 Por su parte, la gran cuenca del Río de La Plata, que en Bolivia abarca un área de 229.500 Km², en nuestro departamento solo cuenta con una extensión de 31.172,50 Km²., dentro de la Subcuenca del Pilcomayo, comprendiendo un total de 46 Cuencas Menores en todo el Departamento.
 Del río Pilcomayo, sus principales fuentes son: Cachimayu, Icla, San José, Turuchipa (en territorio potosino, pero con afluentes chuquisaqueños, cono el río San Lucas y el Uruchini), Santa Elena, Azurduy, Ñacamiri, Ingre, Huacaya y Macharetí.
 Las Cuencas Menores de los dos Sistemas Hidrográficos,  a su vez involucran infinidad de microcuencas mucho más pequeñas y puntuales dentro su extensión.

TRANSPORTE.-

Chuquisaca actualmente tiene dos clases de medios de transporte: vial y aéreo.

RED VIAL

La red vial departamental está bastante desarrollada con la existencia de rutas troncales hacia las ciudades de Cochabamba,  Potosí, Oruro y Camiri, como también la ruta Transchaco que une Yacuiba (en la frontera con Argentina) con Santa Cruz, pasando por territorio chuquisaqueño y la Ruta de los Libertadores que une Potosí con Tarija, cruzando territorio chuquisaqueño.
El acceso principal por el Norte es el camino carretero Sucre - Cochabamba, con 495 kms de recorrido total, de los que 90 kms son en territorio chuquisaqueño; del mismo se desprenden algunas rutas secundarias y caminos vecinales de tercer orden.
Otra ruta por el Noroeste es la que une Sucre - Oruro, a través de las poblaciones de Ravelo - Ocurí - Llallagua y Huanuni, empero este camino tiene un tráfico limitado, principalmente a vehículos de alto tonelaje.
Existe otra troncal nacional, que ingresa a Chuquisaca, desde Potosí, a partir de Puente Méndez, sobre el río Pilcomayo; límite natural con este Departamento.
También por el Sudoeste, se halla la red nacional troncal que une a los Departamentos de Potosí y Tarija, ingresando al Departamento de Chuquisaca en Lecori y saliendo del mismo en Las Carreras; encontrándose en ese trayecto importantes poblaciones, como Camargo y Villa Abecia.
De la latitud de Las Carreras, se presenta otro camino importante que pasando por Impora - Abra Negra - Mal Paso, llega hasta la localidad de Tupiza.
La red fundamental del Chaco Boliviano, ingresa a Chuquisaca en la localidad de Boyuibe (al Norte), procedente de Camiri, (Departamento de Santa Cruz), pasando por Ñancaroinza - Macharetí - Tigüipa, hasta Estación Tigüipa (al Sud), límite con Tarija.
Sobre esta red caminera muy importante para el desarrollo del Departamento, se desprenden carreteras al Este, denominadas brechas, las que aparte de llegar a los campamentos petroleros de Vuelta Grande y Porvenir, también cruzan por poblados importantes, tales como Bordo Alto y Carandaity; y por varias estancias y puestos ganaderos importantes; llegando hasta Algodonal y Fuerte Villazón, cuarteles militares, este último, en la frontera.
La red troncal departamental cruza el mismo de Oeste a Este, a partir de la capital, encontrando en su trayecto, poblaciones importantes, como Yamparáez, Tarabuco, Zudañez, Tomina, Padilla, Monteagudo y Villa Vaca Guzmán.
De Tomina, existe una ruta directa hasta Villa Serrano, la misma que en época seca, llega hasta Vallegrande y Santa Cruz.

Desde cada una de las capitales provinciales, existen otras rutas secundarias y también caminos vecinales de tercer orden, tanto permanentes como temporales.

RED AEREA

Se comunica con el resto del país (La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y Tarija), por medio de dos líneas aéreas: Lloyd Aéreo Boliviano (LAB) y Aerosur, las que realizan vuelos directos a las ciudades mencionadas, todos los días o interdiarios.
El TAM (Transportes Aéreos Militares), realiza dos vuelos semanales desde la ciudad de La Paz.
El aeropuerto que tiene, dista de la ciudad 6 kms, no está en la categoría de internacional, empero brinda al pasajero un buen servicio.
En algunas capitales de provincia, pese a haber pista de aterrizaje, la navegación aérea no funciona, excepto en los campamentos petroleros, aunque en forma muy restringida.

 RED FERREA

Pese a que existe tendido de la línea férrea en Chuquisaca, cuya plataforma llega hasta la localidad de Tarabuco, el mismo ya está cortado en varios tramos y solo es accesible con cierta dificultad, hasta la localidad de La Calera.
 Desde hace varios años atrás, el servicio férreo a Tarabuco está cortado y actualmente el servicio de trenes y ferrobuses también ha sido cortado a la ciudad de Sucre; desde que se capitalizó; razón por la que el acceso de pasajeros a la ciudad solamente es por medio de la red vial o la red aérea.

COMUNICACIONES

La ciudad de Sucre, tiene todos los servicios de comunicación de una ciudad moderna:; telefonía local y a distancia,  telex, facsímil,  servicio de Internet, de radioemisoras,  TV local y nacional, radio aficionados , radios de la Dirección de Salud y de algunas ONG’s (Organizaciones no Gubernamentales).
 En lo referente al área rural, en comunicaciones, ENTEL, atiende redes de microondas que permiten la transmisión de señales simultáneas de telefonía, telex, facsímil, con instalaciones en todas las capitales de provincias y en las localidades más importantes.

 El funcionamiento de SENATER, está restringido al área rural, existiendo en muchas de ellas, por medio de radio, estando ya descartada la línea física.
 De otro lado, la Dirección Departamental de Salud, a través de sus postas sanitarias, tiene servicio de radio comunicaciones al igual que algunas ONG's.
 En las principales localidades del Departamento: Monteagudo, Camargo y Padilla, existen radio difusoras, la mayor parte de ellas de alcance local.
 Casi en todas las capitales secciónales, existen antenas parabólicas, que permiten observar diversos canales de televisión nacionales y extranjeros.

 SERVICIOS

 El Departamento de Chuquisaca,  cuenta  con la prestación de  los servicios de salud , educación, transporte (tanto urbano: microbuses, taxis; como rural: flotas, microbuses), agua potable y energía eléctrica, esenciales  y necesarios para el progreso y desarrollo de una ciudad,.

 CLIMA - PRECIPITACIONES Y TEMPERATURAS

 Considerando las secuencias anuales de precipitación en todo el departamento, se concluye que existen dos épocas en el régimen pluviométrico anual: Una época lluviosa que comprende los meses de diciembre a marzo y que concentra el 80 % de la precipitación anual y una época seca, que abarca los meses abril a noviembre y que recibe solamente el 20 % de la caída anual de lluvia.
 La precipitación media anual para todo el Departamento es de 775,6 mms.
 De otro lado, en Chuquisaca la temperatura es variable, tal es así que en la zona cordillerana varía de 12° a 20°C, mientras que en el Subandino y la Llanura Chaqueña es de 21° a 24°C.

 RECURSOS NATURALES NO RENOVABLES

 El Departamento cuenta con recursos mineros y recursos de hidrocarburos.
 En lo referente a minerales, se tienen minerales metálicos y no metálicos,
 Dentro de los minerales metálicos, se tienen: plomo, antimonio, zinc, cobre; los mismos que se hallan distribuidos casi en su totalidad en el sector Oeste del Departamento, en las provincias Oropeza, Nor Cinti, Sud Cinti y Yamparáez.
 Dentro de los minerales no metálicos se presentan: calizas, yeso, arcillas, cinerita, sal; constituyendo los primeros un rubro muy importante para el desarrollo económico regional; tal es así que la Capital  cuenta con una Fábrica de Cemento, que es la industria más pujante del Departamento.
 Todos estos materiales se hallan distribuidos en todo el Departamento, pero con mayor énfasis en la Provincia Oropeza.
En Rumi Quimray (Provincia Zudañez), se cuenta con un depósito de calizas, aunque las mismas no son muy aprovechables; igualmente en el sector de Huayllas - La Calera, (Provincia Oropeza), se presentan  arcillas tobáceas y cinerita, que son productos de rocas de origen volcánico.
En el área de Huacaya - Boicobo (Provincia Sud Cinti), está ubicado un depósito de yeso, en su variedad alabastro, que es un material excelente para decoraciones.
En Cañón Verde (Provincia Sud Cinti), se halla un depósito de sal roja, excelente para el ganado, mientras que en el sector de Chullpas (Provincia Oropeza), se  tiene sal blanca.
En el campo petrolero, en el sector Sudeste del Departamento (Provincias Hernando Siles y Luis Calvo), se tienen varios campos petroleros que producen petróleo y gas: sin embargo en la actualidad, el campo petrolero de Vuelta Grande es el principal generador de regalías departamentales.

  ASPECTOS SOCIALES

Chuquisaca, en sus características étnico - culturales, es bastante definida, con grandes diferencias en aspectos relacionados con la cultura, lenguaje, estructuras de la población y forma de inversión en la economía, así como el comportamiento en relación a su integración a la comunidad regional.
En la Zona Montañosa, que abarca casi todo el sector Oeste del Departamento, las particularidades étnicas allí presentes mantienen sus diferencias internas y externas muy por encima de su lengua común, manteniendo sus límites internos, los que diferencian claramente formas de organización familiar y comunitaria, formas culturales de grupo; éstas se expresan en la música, los tejidos, la vestimenta, costumbres, etc., cuyos comportamientos responden más a la fortaleza de instituciones originarias.
Más al Sur (Prov. Nor y Sud Cinti), la población es más abierta al cambio y mucho más integrada a espacios menos locales manteniendo vinculaciones muy fluidas con Tarija, Potosí y la República Argentina, lo que hace de ella un conjunto menos concentrado en sus formas de organización interna, de conexión de la comunidad, estando más abierta al intercambio y a la penetración de elementos externos.
La Zona Subandina, en términos étnicos representa el encuentro entre el mundo étnico de la zona montañosa y su enclave de pueblos hispanos, conforme la población de habla quechua se despeja físicamente de su entorno cultural y predomina el mestizaje como fenómeno social y cultural, así se produce actualmente una zona de frontera entre los pueblos hispanos y los originarios del noreste.
Las costumbres culturales referidas a las fiestas y a las relaciones intercomunitaria o familiares, contienen muchos elementos hispanos, al contrario de la zona montañosa donde predominan, a veces, bajo ritos similares, las raíces de las particularidades originarias.
La Llanura Chaqueña, tiene un denominador común, las que al ser poblaciones de asentamientos recientes, están abiertas al mercado nacional y en ciertas fracciones, tienen las características propias de las zonas de extracción, entre ellas las debilidades de las condiciones del asentamiento.   
La población es, en su mayoría, hispano parlante con importantes sectores de la población originaria de la zona de habla guaraní.
El bilingüismo es el más bajo de todo el departamento.

 ARTESANIA.-

El trabajo artesanal constituye una de las primeras preocupaciones de la familia campesina, esto, cuando sus labores agropecuarias lo permiten, siendo principalmente la población femenina, la más dedicada a esta actividad, constituyéndose en una fuente de ingreso familiar.
Dentro de sus principales labores artesanales, se encuentran: la tejeduría, tejería, alfarería, herrería y talladuría.

TEJEDURIA

Muchos visitantes quedan sorprendidos por la calidad y singularidad de los tejidos que existen en el Departamento.La mayor parte de esta artesanía, es procedente de las provincias Oropeza, Yamparáez y Zudañez, donde reviste gran importancia esta actividad, que con gran detalle y paciencia se la confecciona, para ser exhibida  en ocasiones festivas, como un adorno personal.
Dentro de los productos que se tejen, se hallan: mantas, “castilla” o paño de castilla, frazadas, costales, hijillas, chompas, ponchos, chumpis, etc.

TEJERIA

Esta actividad artesanal se la realiza en las áreas donde existe materia prima, que es la arcilla, con la cual se fabrica el ladrillo y teja para construcción, empero, la mayor parte de la construcción se la utiliza en los sectores donde se fabrica, no abasteciendo para el consumo citadino, a veces por la distancia y otras por la cantidad producida.
La mayor parte de esta actividad, se halla centrada en las provincias Oropeza, (alrededores de la ciudad de Sucre), Yamparáez y Zudañez.

ALFARERIA

Esta actividad, se halla centrada en los valles que se hallan cerca de la ciudad capital, empero su actividad es muy esporádica y su finalidad primordial es la de satisfacer los requerimientos familiares, lo que no permite una producción excedentaria que satisfaga las necesidades del mercado.

HERRERIA

El reconocimiento a esta actividad se la realiza en las localidades menores, donde se satisface las necesidades de la población, que por su ubicación geográfica, son las que tienden con mayor énfasis hacia las formas de vida urbana.

TALLADURIA

Para realizar este tipo de trabajo, se usa principalmente la madera, prefiriéndose algunas especies, entre ellas: tarco, lima limita, llokhe, chijri, naranjo, khellu, palo santo, etc.
Algunas maderas son preferidas, respecto a otras, según el artículo a tallarse, así el palo blando para bateas y el palo santo para cucharas.
Esta artesanía se manifiesta en los sectores Central y Este del Departamento, allí donde la vegetación permite el aprovechamiento de ella y donde se pueden seleccionar algunas especies forestales.